Boconeses también veneran al Doctor José Gregorio Hernández

Dr. José Gregorio (Gráfica María Briceño)

Algunos boconeses se levantaron hoy 26 de octubre temprano a venerar el nacimiento del Doctor José Gregorio Hernández, mientras otros esperan a la tarde para pagar misas ofrecidas por favores y milagros recibidos, a pesar de que esta figura religiosa no ha podido ser beatificado y no esta en altares de iglesias católicas, para los trujillanos en especial para las personas boconesas, «el doctor de los pobres», como cariñosamente lo llaman, es muy querido porque intercede por ellos ante Dios.

El 16 de enero de 1986, el Papa Juan Pablo II nombró Venerable a nuestro querido Dr. José Gregorio Hernández, y su beatificación y canonización, que se espera con fervor en Venezuela y muchos lugares de América, están en proceso.

José Gregorio Hernández fue un médico venezolano, a quien se le atribuyen dotes de santidad, actualmente es venerado por conceder favores y milagros, según la creencia popular. Nació en Isnotú, Estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864. Hijo de Benigno Hernández Manzaneda, dueño de una Pulpería y Botica, y de Josefa Antonia Cisneros, ama de casa. Su mamá, una mujer católica muy devota murió cuando él tenía ocho años. Su niñez transcurrió en su pueblo natal y en medio de un clima profundamente religioso. Todo este ambiente lo hizo un hombre humilde, muy solidario con todos, especialmente con los pobres y necesitados.

Quiso estudiar derecho, pero su papá lo persuadió para que estudiara medicina. Asumió la carrera como su forma de vida, ideal con su inclinación cristiana de ayudar a quien lo necesitara. Se graduó en la UCV en 1.888. Cursó estudios de postgrado en París y Berlín. A su regreso en 1891 se integra a la UCV como docente de varias cátedras. Fue un hombre muy culto, hablaba varios idiomas: inglés, francés, italiano, alemán, portugués;  fue científico, filósofo y músico.

El Dr. José Gregorio Hernández murió el 29 de junio de 1919 en Caracas, al ser atropellado por un auto.

En el pueblo de Isnotú se erigió el Santuario al Dr. José Gregorio Hernández. Cientos de placas forran las paredes del santuario expresando el agradecimiento de las personas que han sido sanadas por su intercesión. Todos los días creyentes y peregrinos acuden a Isnotú a pagar su promesa por favores cumplidos por el venerable.

Juan Carlos Valladares, habitante bocones y devoto del Doctor José Gregorio, admite que el galeno lo curo de una enfermedad tan extraña, la cual no fue descubierta y lo puso en terapia intensiva al borde de la muerte, pero la fé de su madre, familia y  él al doctor de los pobres, logró que hoy Valladares con un buen estado de salud este dando las gracias a Hernández.

Muchos boconeses oran y piden a Dios que el Doctor José Gregorio Hernández sea beatificado y puedan rendirle honor como a otros santos de la iglesia católica, ya que para muchos Hernández es y será siempre el venerable, el doctor de los pobres.

María José Briceño C. / Valera Noticias.-

Maria Jose Briceño Castellanos

Corresponsal VN - Boconó estado Trujillo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: