Cardenales y Caribes están entre los cuatro mejores

Los pájaros rojos lograron el pase a las semifinales después de eliminar a Águilas. La tribu se volvió a apoyar en el bateo para ganarle la serie a Navegantes

Henry Urrutia, campeón bate de la liga, celebró el logro crepuscular / Foto: Cortesia.-

Las semifinales de la temporada, el preludio de la gran final que definirá al flamante campeón de la campaña 2017-2018, ya tiene a dos clubes inscritos: Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui. Ambos ganaron sus respectivas series con relativa rapidez, pues solo necesitaron cinco encuentros para ser parte de los cuatro mejores equipos de la liga.

El logro de los pájaros rojos tuvo un ingrediente extra: mandaron al frío averno de la eliminación al campeón de la zafra pasada, Águilas del Zulia, que irónicamente los había derrotado en la instancia decisiva en cinco choques, hace un año. Justicia poética crepuscular.

A pesar de la unilateralidad que existió en la serie occidental, la victoria no fue conseguida fácilmente por los larenses. Llegaron al noveno inning abajo 3 a 2 contra el cerrador Arcenio León. No obstante, lograron explotar con cinco anotaciones para llevarse el triunfo 7 a 3, ante la afición del Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo.

El fin de las hostilidades significó la eliminación de los rapaces que, al analizar su registro acumulado, dejaron 32 victorias y 36 derrotas, guarismos que les imposibilita ser partícipes del juego por el comodín. Ganó Felipe Paulino, quien se recuperó después de un comienzo de postemporada difícil, y perdió León.

La gloria de Caribes llegó a su propia casa, el Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz. Luego de estar abajo por dos carreras en el sexto capítulo, los bates aborígenes despertaron con tres anotaciones que le dieron vuelta a la pizarra de forma definitiva.

La nave intentó evitar el naufragio con un jonrón de Dustin Martin en el noveno pasaje, pero el esfuerzo fue en vano. La victoria de la tribu se consumó 8 a 7, y ahora los eléctricos deberán buscar el pase a las semifinales en el duelo a muerte por el comodín, en el José Bernardo Pérez de Valencia.

Drama felino. La escaramuza entre Leones del Caracas y Tigres de Aragua se decidió con un swing del californiano José Vargas que impulsó al dominicano Gustavo Núñez, y dejó tendidos a los melenudos en el José Pérez Colmenares de Maracay, 6 a 5, en el noveno inning.

La victoria era menester para los bengalíes que durante la madrugada dominical perdieron a Buddy Bailey, despedido por la gerencia del equipo en busca de mejores resultados. Carlos García heredó el comando del club y vio cómo sus dirigidos colocaron la serie 3-2, aún a favor de los capitalinos.

El duelo félido se reanudará mañana en el Estadio Universitario. El perdedor de la serie irá contra Magallanes en el juego por el comodín.

EN.-

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: