Cuál es el método anticonceptivo más efectivo y por qué apenas se utiliza

A diferencia de la píldora o los preservativos, el DIU es un método anticonceptivo del que la mujer la mujer no se puede olvidar por un despiste, sin embargo solo es utilizado por la minoría 

¿Qué objeto se asemeja a un insecto «alienígena» que decapita espermatozoides? Si respondiste el DIU, el dispositivo intrauterino, ¡felicidades! estás en lo cierto.

De longitud similar a un clip sujetapapeles, estos extraños objetos tienen variedad de formas, desde óvalos con adornos a arañas de cuatro patas. Sin embargo, la variedad más común en el mundo occidental consiste en una pieza de plástico en forma de T con una terminación de hilos colgantes.

Para funcionar, el DIU se debe colocar dentro del útero, donde se puede quedar, dependiendo de la marca y el tipo, hasta 12 años. Estos dispositivos son increíblemente buenos a la hora de evitar embarazos.

De hecho, el DIU es el anticonceptivo más eficaz en todo el planeta, al margen de la esterilización o la abstinencia sexual. Y aparte de esas opciones, también es el método de control de natalidad más popular en el mundo.

Esto no quiere decir que la mayoría de mujeres de cada país haya oído hablar de él. En Asia, por ejemplo, 27% de las mujeres usan un DIU como método anticonceptivo. Pero la tasa es solo dl 6,1% en América del Norte y menos de 2% en Australia y Nueva Zelanda.

¿Por qué? ¿Y por qué deberíamos conocerlo mejor?

Poca publicidad

Una de las razones por las que los DIU no se utilizan más en Estados Unidos puede ser la falta de publicidad. Durante años, los gigantes farmacéuticos han elegido invertir mucho en la promoción de la píldora anticonceptiva, que les aporta más beneficios económicos.

«Creo que los pacientes ahora son más conscientes de lo que eran en el pasado», dice Alyssa Dweck, una ginecóloga con consulta en Nueva York, EE.UU. «Pero el dinero obviamente es importante».

«Hay muchas empresas con muchas formulaciones diferentes de la píldora anticonceptiva, aunque algunas de las diferencias apenas son notorias para las personas», explica David Hubacher, epidemiólogo de la organización no lucrativa de desarrollo humano FHI 360. «En contraste, si miras el principal DIU que hemos tenido en el mercado desde 1988, ParaGard, no ha habido mucha publicidad».

Otra razón es que tienen un pequeño problema de imagen. Hay multitud de rumores hostiles sobre los DIU, como la idea de que son dolorosos, que causan infertilidad o que conducen a malas relaciones sexuales.

A la luz de su accidentada historia, esto no es especialmente sorprendente.

BBC Mundo.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: