Derecha conservadora recupera el poder con Iván Duque

A sus 41 años de edad, Duque es el presidente más joven de Colombia desde 1872 y el más votado en la historia con más de 10 millones de sufragios

El derechista Iván Duque, delfín político del ex mandatario Álvaro Uribe, fue elegido como presidente de Colombia luego de obtener una holgada victoria frente al ex guerrillero Gustavo Petro en la segunda vuelta electoral.

En un duelo determinante para los pactos de paz que buscan acabar con medio siglo de guerra, y con 99,8% de los votos escrutados, Duque obtuvo 53,97% de los apoyos contra 41,81% de Petro, de acuerdo con la autoridad electoral. La participación fue de 52,99%.

A sus 41 años de edad, Duque es el presidente más joven de Colombia desde 1872 y el más votado en la historia con más de 10 millones de sufragios.

El prolongado conflicto con las guerrillas izquierdistas había postergado por décadas el tradicional duelo entre derecha e izquierda en la cuarta economía de América Latina.

Sin embargo, los colombianos se inclinaron por Duque, que promete modificar el pacto que desarmó a la ex guerrilla FARC y endurecer las condiciones para los diálogos en curso con los rebeldes del ELN.

Pese a que el año pasado evitó cerca de 3.000 muertes, el acuerdo con las FARC dividió profundamente a una sociedad anestesiada por décadas de violencia.

Vencedor en la primera vuelta con 39% de los votos, Duque tiene una experiencia política de 4 años. Aunque destacó en el Senado, al Parlamento llegó impulsado por una lista cerrada liderada por Uribe.

“Nada es de él, todo ha estado apalancado por el capital político que tiene el ex presidente Uribe”, aseguró el analista Fabián Acuña.

Salvo sorpresas, Duque recuperará el máximo cargo del país para una derecha contraria al acuerdo con las FARC, que quiere bajar impuestos a las empresas y encabezar la presión internacional contra el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

El futuro jefe de Estado quedó con el camino allanado para cumplir sus promesas ya que cuenta con mayorías en el Congreso y el apoyo de la elite política y empresarial.

Petro reconoció su derrota y agradeció a quienes lo acompañaron en la campaña: “No me siento derrotado. 8 millones de colombianos son orgullosamente libres, son ciudadanos a carta cabal, se sienten dueños de su país y saben que tienen todo el derecho de participar en sus decisiones y que no van a permitir que les vayan a destruir a su familia y a su sociedad”, dijo.

Antes, dijo por Twitter: “Aquí no hay derrota. Por ahora no seremos gobierno”.

AFP -EFE.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: