El último sicariato del “Jhonny” y su cómplice

Una gallera se convirtió en el lugar del crimen. Jhonny González (31) y su cómplice, aún por identificar, ya habían estudiado los movimientos de Eduardo Enrique Vílchez Cárdenas (31), mejor conocido como el “Mocho Vílchez”. El trabajo no debía tardar tres minutos. La cuestión era simple, entrar, disparar y huir.

El plan se cumplió a cabalidad. Los sicarios acribillaron a Vílchez en el tiempo estipulado. Pero hubo dos errores: El primero fue herir al “Pirulo”, encargado de la gallera; y el segundo| ocurrió a la huida, del sector Cuatro Bocas del municipio Mara del estado Zulia. Debieron robar una motocicleta para escapar.

Según la reseña policial, uno de los hermanos de Vílchez se encontraba cerca en una camioneta y persiguió a los dos sicarios. En el sector El Batazo los chocó por detrás y estos salieron expelidos de la motocicleta. Uno murió en el sitio y el otro se enfrentó a la Guardia Nacional y lo ultimaron.

Los tres cadáveres, el de los sicarios y el de su víctima, terminaron en la morgue forense de Maracaibo.

Jéssika Ferrer / Corresponsalía Zulia.-


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: