Habitantes de Amazonas piden que permitan el paso de la ayuda humanitaria

El brote de enfermedades ha aflorado en el estado por el cruce de aguas sucias con el río Orinoco, que lo ha inundado todo

Sus habitantes describen al estado Amazonas como la Atlántida de Venezuela, luego de que las lluvias que iniciaron en junio causaran que el agua del río Orinoco llegara hasta los techos de las viviendas.

Una líder comunitaria de Puerto Ayacucho, que prefirió no revelar su identidad, aseguró que el gobernador Miguel Rodríguez debió declarar la emergencia en la entidad; sin embargo, «hizo la vista gorda» ante la situación que atraviesa la capital del estado.

Habitantes del sector denunciaron que el gobernador iba a los sectores afectados para entregar «dos kilos de yuca a personas afectadas» y luego se retiraba sin observar o inspeccionar el grado de insalubridad que hay en la entidad.

“En Puerto Ayacucho hay zonas en las que el río se mezcla con aguas negras por lo que se han generado brotes de enfermedades como el paludismo. Niños y adultos tienen llagas en el cuerpo, producto del contacto de la piel con el agua contaminada”, relató la líder comunitaria.

Relató que San Fernando de Atabapo, sector del municipio Atabapo del estado Amazonas, recibió ayuda del gobierno de Colombia, pues pudieron pasar medicinas y ayuda médica por el río que colinda entre las dos naciones. De resto no han recibido donaciones de ningún otro lugar.

La líder viaja constantemente hacia Maracay en busca de medicamentos e insumos para llevarlos a Puerto Ayacucho, lugar donde reside, y así ayudar a sus vecinos.

“Uno debe andar identificado porque la dictadura es tan fuerte que exigen documentación, y así fue la única manera que conseguí pasar medicamentos”, dijo la dirigente.

Personas que perdieron sus viviendas tuvieron que acomodarse en casas de familiares o en los pocos campamentos para damnificados que hay en la entidad.

Vecinos de Puerto Ayacucho expresaron que si perdieron algún bien no pueden hacer nada y si les queda algo para recuperar, les toca costearlo de sus bolsillos porque el gobierno no les dará ningún tipo de ayuda.

“Yo nunca he visto a Nicolás Maduro ni a Diosdado Cabello, ni a ninguno de esos funcionarios montarse en una canoa y recorrer las calles de Puerto Ayacucho, que eran transitadas por carros y hoy se recorren en embarcaciones”, dijo la líder comunitaria.

Para los habitantes de Amazonas, el gobernador está pendiente de la gasolina y del oro y no le importa lo que acontece en la entidad.

«Sabemos perfectamente que los integrantes del gobierno no van a hacer nada porque no quieren que la gente se entere de lo que pasa en Venezuela y mucho menos en Amazonas», refirió.

El Nacional.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: