Hay un doctor milagroso, en los hogares venezolanos

La devoción al Dr. José Gregorio Hernández se cimienta en sus miles de milagros

Desde las 8:30 de la mañana los peregrinos de todo el país cumplen con la caminata de 18 kilómetros hacia Isnotú, en honor al Dr. José Gregorio Hernández.

La bendición sacerdotal a los caminantes dio inicio en la Placita José Gregorio Hernández, de La Floresta la caminata hacia Isnotú, hace dos horas.

Para las 11am está pautada la misa en el Santuario Divino Niño, a cargo del Presbítero Reinaldo Pacheco y otros sacerdotes de la curia diocesana.

Hombres, mujeres y niños cumplen con el recorrido de más de 18 kilómetros, por agradecimiento a favor concedido o una petición especial. Lo hacen descalzos, con la imagen en brazos y con niños enfermos pidiendo la sanación.

El Médico de los Pobres a través de múltiples curaciones y manifestaciones físicas se ha ganado la fe y amor de los enfermos, a quiénes la gracia divina les ha concedido de nuevo la salud, luego de pedir la intercesión de «Mano Goyo».

La fecha de su partida física se ha convertido en la cita nacional, de todo aquel que anhela su beatificación puesto que desde 1919, Venezuela le lloró amargamente luego del accidente en Caracas.

Para ese entonces no había duda de su vocación de servicio, del amor a Dios, de las ganas de hacer el bien y atender a los enfermos desposeídos. Su labor de médico fue intachable y como investigador hizo cuánto pudo, por desarrollar y mejorar la profesión.

Aunque el centenario de su muerte no está acompañada de actividades honoríficas como debiera ser, el pueblo lo engrandece con su sacrificio en la caminata de 18 kilómetros movidos por la fe.

Patricia Araujo

Corresponsal de Comunidad Valera estado Trujillo Premio Municipal de Periodismo Pompeyo Oliva 2019 Estamos para servir. Contáctanos patriciaperiodistavalera@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: