La princesa japonesa Ayako renuncia al título por amor

La hija del príncipe Norihito pierde su estatus de realeza al comprometerse con un empresario

La princesa japonesa Ayako de Takamado se ha comprometido con Kei Moriya, un empresario propietario de la firma japonesa «NYK Line» -parte del consorcio Mitsubishi-, una de las mayores compañías de transporte del mundo. Con esta decisión, la princesa renuncia a su estatus de realeza, según anunciaron ayer fuentes de la familia imperial nipona.

Ayako, de 27 años e hija del fallecido príncipe Norihito, tiene previsto contraer matrimonio con Kei Moriya y, por lo tanto, renunciará a su estatus real al decidir casarse con un plebeyo. Sigue así los pasos de su hermana Noriko, que también renunció a ser princesa por casarse con el hombre que ella eligió.

Nacida como la tercera hija de la familia imperial Takamado, el padre de Ayako era el primo del emperador japonés Akihito y falleció en 2002 por un ataque cardíaco mientras jugaba un partido de squash. Su madre es la princesa Hisako, muy conocida por participar en actos públicos, culturales y deportivos como la candidatura de Tokio para los Juegos Olímpicos de 2020. La princesa se graduó en la Universidad Internacional de Josai, en Tokio, y trabaja como investigadora.

En 2014, la princesa Noriko, hermana de Ayako, ya contrajo matrimonio con Kunimaro Senge, el hijo mayor del principal sacerdote de «Izumo Taisha», un santuario sintoísta en la prefectura de Shimane, al oeste de Japón.

Según la Ley de la Casa Imperial nipona, las mujeres no pueden reinar y deben renunciar a su estatus imperial al contraer matrimonio con alguien que no pertenece a la realeza.

De este modo y tras el también anuncio de boda de la princesa Mako de Japón, nieta del emperador Akihito, la familia real japonesa pasará a tener diecisiete miembros. De todos ellos, sólo cinco son varones, los únicos que según la ley pueden acceder al trono.

Estas dos bodas mermarán todavía más a la institución nipona, que se encuentra avejentada, es cada vez más escasa y está abocada a una amplia brecha generacional. Los únicos miembros masculinos de la Casa Imperial nipona son el emperador Akihito (83 años), su hermano el príncipe Hitachi (81), el príncipe heredero Naruhito (57) , el príncipe Akishino (51) y el príncipe Hisahito, el único menor de la estirpe, con 11 años.

 

La Nueva España.-

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: