Motorizado acribilló a una mujer cuando ella salió a la puerta

Una de sus hijas le avisó que un hombre la esperaba afuera de la casa a bordo de una moto, la niña no sabía quién era porque no le vio la cara, el casco no se lo permitió, pero no olvidará la voz de quien llamó para matar a su mamá.

Foto: Archivo.-

María Cecilia Valderrama Castillo residía en la parte alta de Río Seco, en Chejendé, municipio Candelaria, entre semana era empleada doméstica de una profesora de la localidad, y los fines de semana, cuando estaba libre solía bajar a la casa de su madre y quedarse allí con sus hijas.

Había pedido el lunes libre para llevar a su madre a un chequeo médico en el Hospital de Valera, y aprovechó el fin de semana para ayudar con los quehaceres en el hogar materno, terminó por enjuagar el maíz para las arepas aprovechando que había agua, y antes de descansar fue a usar la computadora para revisar algunas cuentas.

Al final de la tarde, un hombre llamó a la puerta, una de sus tres hijas se asomó y vio al sujeto a bordo de una moto, desde allí le ordenó que buscara a su madre. La niña le avisó a su mamá pero no pudo decirle de quién se trataba porque no distinguió su rostro, estaba cubierto por un casco.

María Cecilia salió de inmediato y recibió varios disparos, al ruido de las detonaciones le siguió el arranque de la moto que huyó. Las pequeñas salieron corriendo y vieron a su mamá tirada en el piso, ensangrentada, sin aliento para responder sus llamados.

La policía municipal acudió al sitio y resguardó la escena hasta que llegaron los funcionarios del Cicpc a levantar el cadáver y trasladarlo a la morgue de Valera para la autopsia de ley. Al recinto llegaron parientes de la mujer y comentaron el suceso.

Los detectives interrogaron a los allegados para esclarecer los hechos, averiguar sobre las relaciones de la dama para determinar si se trató de un sicariato por algún móvil de venganza. Mientras sus restos serán sepultados en el cementerio municipal.

Silencio

María Cecilia es la 18 mujer que asesinan en el estado en lo que va de año. Las autoridades esperan el informe de balística para tener un indicio sobre el sicario, cuyo rostro no pudieron divisar los testigos, hasta ahora presumen que la venganza pudo ejecutarse porque la dama no guardó silencio sobre los maleantes de la zona.

Diario de Los Andes.-

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: