Pocas compras en el último mes del año

El centro de la ciudad, avenida Bolívar, tiendas y supermercados registran poca presencia de compradores, como nunca antes

Sin precedentes ha sido estos últimos días del mes de diciembre, en el centro de la ciudad y diversas tiendas cuando se ha registrado baja afluencia de personas y compradores

Ni el 24 de diciembre se vio masivamente, como ocurriera antes, a los compradores de última hora, en el centro de la ciudad buscando lo necesario para la Navidad.

Hasta el año pasado fue común que el 24 de diciembre saliera gran cantidad de personas, al centro de Valera apresurados a comprar lo que hiciera falta de estrenos, ingredientes para las hallacas, la cena navideña, bebidas entre otros.
Pero este año las bajas ventas han sido «pan de cada día» y la desolación del casco comercial de Valera es similar al de los miércoles cuándo no habían buhoneros.

Todo parece indicar que la mayoría de las personas tomó previsiones y compró con anterioridad, y otra gran parte prefirió viajar al hermano país Colombia para adquirir ropa y calzado, sobre todo para los niños y es por ello que las tiendas valeranas estaban desoladas, con artículos que rozaban el millón de bolívares.
La harina precocida alcanzó el precio de Bs. 49.000; el kilo de tomates en Bs. 40.000 y ajo Bs. 90.000. Por el kilo de pollo pedían Bs. 130.000 y el queso en Bs. 160.000.

El pan de jamón no se vio por ningún lado, quiénes lo ofrecían era por encargo, entre tanto el pan campesino siguió siendo el acompañante preferido, en la mesa de los valeranos, con el costo de Bs. 30.000 por unidad.

La prioridad fueron las hallacas, aunque no todas las familias pudieron hacerlas, puesto que el tema de la escasez del gas doméstico siguió siendo un problema este mes, en zonas como San Luís, La Beatriz, Bajada del Río y Las Lomas. Según la tradición y quiénes pudieron optaron por hacerlas a leña en patios o terrenos abiertos.

Está por culminar el año más difícil para los valeranos, dónde la prioridad es la compra de alimentos sorteando suerte, entre la especulación, escasez y crisis económica.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: