Se desataron olas de repudio tras lanzar estrella artificial al espacio

Foto: Cortesia.-

Muchos astrónomos del mundo han criticado a una empresa espacial privada con sede en Nueva Zelanda luego de lanzar secretamente un gran objeto similar a una bola de espejos al espacio.

La startup de California Rocket Lab generó conmoción a través de Nueva Zelanda cuando anunció el exitoso lanzamiento de Electron, un sistema de lanzamiento desechable que cargaba tres satélites: uno para tomar imágenes de la Tierra para la empresa estadounidense Planet Labs, y dos para capturar datos meteorológicos y de seguimiento de buques para Spire Global.

Sin embargo, aunque el evento fue descrito por el fundador y director ejecutivo de la empresa, Peter Beck, como un paso «casi sin precedentes» en la exploración del espacio comercial, desde entonces ha surgido que además de satélites convencionales el cohete también cargaba consigo al «Humanity Star» (Estrella de la Humanidad), una esfera geodésica de casi un metro de ancho fabricada en fibra de carbono y equipada con 65 paneles altamente reflectantes.

La esfera, asegura Beck, reflejará los rayos del sol de vuelta a la Tierra y creará en el proceso una luz destellante visible desde cualquier parte del globo. De este modo, se convertirá en el objeto más brillante del cielo nocturno durante nueve meses hasta que regrese a la atmósfera.

En un comunicado, Rocket Lab dijo que Humanity Star será un «recordatorio para todos en la Tierra de nuestro frágil lugar en el universo«.

Por su parte, Beck dijo que la esfera «crearía una experiencia compartida para todos en el planeta«.

No obstante, varios astrofísicos se han pronunciado en contra de la iniciativa. En declaraciones al periódico británico The Guardian, Richard Easther, de la Universidad de Auckland, dijo que Rocket Lab pudo haber inadvertidamente afectado el trabajo de muchos en su profesión debido a la contaminación lumínica.

Foto: Cortesia.-

 

 

 

 

Globovisiòn.-

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: