Tres mil mineros invadieron zona en Carabobo por fiebre del oro

Venezuela está inmersa en una intensa crisis económica, con personas ansiosas por ganar dinero de cualquier forma. En 2017, los rumores de una huelga de oro en Palmarote, una aldea agrícola en Carabobo, atrajeron a tres mil mineros, aunque no se sabía que hubiera oro, ya que Palmarote está a 600 kilómetros del Arco Minero del Orinoco, la principal fuente de oro del país, publica Mongabay en un reportaje

Los mineros ilegales, dados los permisos de minería falsos por un aldeano local, causaron estragos con la excavación de pozos en todas partes, contaminando las vías fluviales con sedimentos y supuestamente con mercurio, un metal tóxico utilizado para purificar oro. Los agricultores locales se quejaron en repetidas ocasiones al gobierno pidiendo la intervención de la ley.

El 31 de enero, una operación militar y policial, armada con armas de fuego y helicópteros, detuvo a tres mil mineros ilegales y encarceló a docenas. Los lugareños alegan que más de doce ciudadanos fueron asesinados. En febrero, el presidente Maduro creó Carabobo Gold Corporation y nacionalizó el área minera, reclamando sus ganancias para el gobierno.

Mongabay fue a las minas artesanales sin ley en Palmarote, que aún operan a pesar de la presencia del gobierno, para obtener la historia completa de primera mano.

Gregorio y su hermano dijeron que era fácil convertirse en mineros de oro artesanales. El metal precioso apareció un día, revelado en las orillas del Pira Pra, un pequeño arroyo que sirve a su pequeña comunidad agrícola de Palmarote.

La aldea se encuentra en el estado Carabobo, a 24 kilómetros (15 millas) de Valencia, la tercera ciudad más grande de Venezuela, y a más de 600 kilómetros (373 millas) del Arco Minero del Orinoco, donde se encuentran los depósitos de oro más grandes de la nación.

Lo que al principio parecía una buena fortuna, resultó no ser el caso. El descubrimiento estimuló una fiebre del oro ilegal que devastó el paisaje, contaminó el suministro de agua de la comunidad y, finalmente, dio lugar a una redada militar en enero para frenar la minería artesanal que detuvo a los tres mil mineros, encarceló a decenas y presuntamente mató a doce personas.

La Patilla.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: