Migración venezolana trastorna una pequeña ciudad fronteriza de Brasil

Pacaraima, con 12.000 habitantes, fue transformada en menos de tres años por la llegada de miles de venezolanos que abandonaron su país

Gente sin hogar y filas de migrantes marcan la frontera de Brasil con Venezuela, que años atrás era apenas una parada necesaria para turistas en busca del Monte Roraima que inspiró «El mundo perdido» de Arthur Conan Doyle.

José Peña y su familia recorrieron 1.500 kilómetros hasta llegar a Brasil y se instalaron en un precario campamento a unos metros de la frontera. Una única hamaca, un tendedero y una fogata componen la postal que recibe a quien entra en territorio brasileño.

Pacaraima, con 12.000 habitantes, fue transformada en menos de tres años por la llegada de miles de venezolanos que abandonaron su país sumergido en una aguda crisis política, social y económica.

Entre 500 y 1.200 cruzan diariamente hacia Brasil, calculan las autoridades. Una parte de este flujo es pendular e impulsa la economía local.

Pero otro porcentaje de la migración, que se estima mayor, vino con los bolsillos vacíos y dispuesto a quedarse. La mayoría va hacia Boa Vista, capital de Roraima, donde viven unos 40.000 venezolanos. Pero unos 3.500 se quedaron en Pacaraima.

Este repentino aumento de 30% de la población ha convertido a la apacible localidad en una ciudad bulliciosa, confrontada a un sinfín de nuevos problemas sociales, desde el tráfico de alimentos a la prostitución.

Muchos venezolanos duermen en las calles o en estructuras públicas, como Jonathan Luces, quien vive junto con casi 70 personas debajo de un palco al lado de los hitos fronterizos.

«Está difícil conseguir empleo aquí, pero prefiero vivir así que en Venezuela», dice mostrando la improvisada división de cuartos hecha debajo de la estructura de cemento.

Con tantos y tan repentinos cambios, Pacaraima comienza a resentir la presencia caribeña.

«Aquí todo empeoró, [los venezolanos] no hacen sino robar, por mí pueden cerrar la frontera y no dejarlos pasar más», dice Tuheny Gomes, cajera de una panadería.

AFP.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: