Para el adulto mayor es una calamidad entrar al banco

Más de dos años la agencia bancaria de la calle 12 se mantuvo cerrada por una remodelación. Hoy la cola de adultos mayores a la entrada marcó el inicio de las operaciones

Por afectaciones en el sistema de electricidad y conectividad, ir al banco es un tormento. La necesidad de tener dinero en efectivo para las compras de alimentos, pasajes de transporte, servicios públicos, gasolina y otras urgencias obliga a las personas a pasar por el banco.

Ir al banco, desde hace dos años, nunca fue tan tormentoso; la cola desde cuadras atrás, la inhumana espera para el adulto mayor, el frío y peligro de la madrugada así como el sol y fatiga de la mañana de pie en la acera, se convirtió en una calamidad.

Inseguridad, lluvia, sol, cansancio y hambre debe aguantar todo aquel ciudadano que tiene la necesidad y toma la obligatoria decisión de ir al banco.

El cartón se volvió el aliado de los clientes bancarios por dos motivos: sirve de tapa sol-lluvia y de asiento. Por ello alrededor del Banco de Venezuela y del Banco Bicentenario hay una «ruma» de cartones.

Nada mas desgarrador que ver a los adultos mayores en el piso, de madrugada o a pleno sol, y esa estampa se replica mensualmente, el día de cobro.

Quién requiere ir al banco debe amanecer o irse muy temprano en la mañana, y olvidarse de hacer otras diligencias así como de trabajar, porque resulta imposible hacer las dos cosas: o vas al banco o trabajas.

Para cualquier jefe la falta de su personal por motivos ajenos a lo laboral y salud, está injustificada, pero la realidad venezolana ha mostrado que no hay otra opción para todo aquel que requiere dinero en efectivo, mas que irse al banco y «perder» el día allí.

En Valera hay tres agencias del Banco de Venezuela: avenida 10, calle 12 (antiguo Mercado Viejo) y avenida Bolívar sector Las Acacias.

El banco del estado tiene la mayor cantidad de clientes por nómina de instituciones públicas, programas sociales y pensionados del Ivss, por ello en Valera el suplicio es grande, lo vemos a diario; y se sabe que en Trujillo, Boconó y Sabana de Mendoza la situación es similar.

No importa si es día de cobro, quincena o bonos, para entrar al banco del estado siempre hay largas colas.

Valera Noticias.-

.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: