Pequeños comerciantes sienten los embates en sus ventas por la falta de efectivo

La escasez del efectivo, ha afectado considerablemente a los pequeños comerciantes y vendedores informales que no disponen de mecanismos para que los compradores realicen las transferencias y el pago de sus mercancías.

Estos ciudadanos que día a día salen a las calles de la ciudad de Barquisimeto, para llevar el pan a sus mesas, aseguran que han visto una merma significativa en sus actividades económicas, motivado a la falta de efectivo y al no disponer de puntos de ventas para los pagos de sus productos.

Esta realidad la experimentan los mototaxistas, chatarreros, vendedores de aliños, especias, ajíes, café, cigarrillos, chucherías, tomates, cambures, entre otros. “La gente quiere pagar con transferencia, pero si los clientes no son conocidos no se pueden aceptar las transferencias porque nos han engañado en varias oportunidades y los clientes manifiestan que conseguir dinero es muy difícil” expreso Mary Blanca Alvarado, vendedora de tomates, que trabaja en el semáforo donde se intersectan las avenidas Libertador y Simón Rodríguez, en la ciudad de Barquisimeto.

Esta situación no exime a los comerciantes y vendedores informales que trabajan en el centro de la ciudad. “A mi me ha bajado mucho la venta, ya casi ni vendo, a veces tengo que rematar las cosas para que me las compren”, dijo José Páez, quien es vendedor de frutas, señaló que ha optado por caminar y recorrer las avenidas, a fin de aumentar las posibilidades de ventas que le permita llevar algún sustento a su hogar.

Consumidores explican que el poco efectivo que consiguen en las entidades bancarias y cajeros automáticos, no les permite comprar un antojo o capricho, porque dan prioridad a otras necesidades. “Antes se le podía comprar chucherías a los chamos, pero ahora la comida y el pasaje son la prioridad”, afirmó Noe Gutiérrez, larense consultado.

Gabriela Gallardo / Corresponsalia Lara.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: