Peregrinos veneran al Santo Cristo de La Grita

De diferentes regiones de Venezuela continúan llegando Peregrinos que pagan sus promesas por favores recibidos

Cómo es tradición cada 6 de agosto la ciudad de La Grita se llena de júbilo, este año se conmemoran los 409 años del Santo Cristo.

Caminando horas y días, recorriendo largos trayectos con la Fe que los mueve y motiva en familia.

Se espera que para esta fecha tan especial sean miles los peregrinos que se acerquen hasta el Santuario del Santo Cristo y acompañen en procesión el sagrado madero.

Cuenta la historia que está tradición data del año 1610, a causa del terremoto que destruyó la ciudad de La Grita, los frailes franciscanos hubieron de trasladarse a un campo llamado Tadea. Iba entre ellos, un escultor que se distinguía más por su piedad que por sus vuelos artísticos. Se llamaba Fray Francisco. Aterrorizado con el terremoto que en pocos instantes redujo a polvo la población naciente, ofreció al cielo, dice la tradición, hacer una imagen del crucificado, para rendirle culto especial y consagrarle la nueva ciudad.

El cuadro de Fray Francisco

Desde luego puso manos a la obra, trazó en un gran tronco de cedro la divina imagen, tomó el hacha y la azuela y empezó a trabajar. Pronto se exhibió una figura humana, pero que no tenía los lineamientos característicos del Cristo moribundo. Pasaban días y días y Fray Francisco no podía interpretar aquella expresión sublime. Una tarde después de suspender los trabajos se puso en oración: un éxtasis profundo lo embargó y cuando volvió en si, ya a altas horas de la noche, oyó que en la pieza de su trabajo golpeaban los formones y el raedor pasaba por las fibras de la madera.

Se acercó y algo como una figura humana envuelta en una ráfaga de luz, salió a través de la puerta, encandilándole los ojos. Le contó a sus hermanos y a los primeros albores del día, después de la oración matinal, se dirigieron todos al lugar donde estaba la imagen y la encontraron terminada.

Fray Francisco lloró entonces de placer. En aquella faz divina estaban los rasgos que el había concebido y que le fue posible expresar. Esa imagen es el Santo Cristo de La Grita, cuyos portentosos milagros llenarían volúmenes si se fuesen a narrar y cuya hechura se atribuye en parte a un Angel.

El lugar de encuentro para la Fe cristiana, es de recordar que en el ano 2010 el Santo Cristo de La Grita fue proclamado Patrono Protector del Táchira, mientras sigue en pie la solicitud para elevarlo a Patrono de Venezuela.

Esta festividad católica es una de las más grandes de Venezuela y Suramérica.

*Jesús Quintero, CNP 23.851, SNTP 7.857.- Trabajo Especial*.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: