Rodríguez Torres y un movimiento de rebelión: los motivos que demuestran la crisis en la FAN

Las filas castrenses están agitadas desde hace algún tiempo; la crisis ha llegado a los cuarteles, las denuncias y detenciones han sido una muestra de ello. El Movimiento de Transición de la Dignidad del Pueblo, liderado por el teniente coronel Igber José Marín Chaparro, es la punta de lanza de las averiguaciones que emprende la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en busca de impedir acciones que inestabilicen al Gobierno de Maduro, según sostuvieron este miércoles el periodista Javier Mayorca y la directora de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel

El descontento que han señalado en la Fuerza Armada Nacional (FAN) desencadenó este martes la detención del exministro de Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, quien luego de realizar un foro fue trasladado por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) a la sede de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Boleíta.

Esta acción estaría “tentada” a vincularse con el Movimiento de Transición de la Dignidad del Pueblo, según explicó Mayorca en entrevista a Caraota Digital, pese a que el Gobierno atribuyó la aprehensión de Rodríguez Torres a “acciones conspirativas” sin referirse a este movimiento que surgió en el batallón del Ejército de infantería motorizada Juan Pablo Ayala con sede en Fuerte Tiuna.

El argumento de Mayorca radicó en que el teniente coronel Eric Peña Romero, quien integró el movimiento y por ello fue detenido el sábado pasado fungió como asistente del exministro.

Por este movimiento han involucrado a alrededor de 19 militares a quienes, según Mayorca, les imputarán los delitos de rebelión militar y traición a la patria. Al parecer podrían agregarles otras acusaciones.

“Esto no se veía ni en la crisis política del 2002. En aquella oportunidad los tenientes coroneles que son jefes de batallones no estaban involucrados. En la actualidad van cinco muy importantes”, alertó.

Según el periodista a “Rodríguez Torres lo van a imputar por lo que diga Maduro, debido a que es tratado en tribunales militares. Los cargos y el proceso lo va a determinar Maduro en su condición de general en jefe”. 

Agregó que “cuando Maduro empezó el Gobierno, supuestas conspiraciones apuntaban a oficiales y generales sin mando activo sobre tropas (retirados), tal es el caso del general Oswaldo Hernández, señalado por el Golpe Azul en el 2015, pero esta situación ha cambiado 5, 6 años después, ahora que se han rebelado oficiales del Ejército del sector Comacate (comandantes, mayores, capitanes y tenientes coroneles)”. 

Esta serie de acciones tienen una lectura y es que “existe una FAN fracturada de arriba hacia abajo y de forma transversal, un hecho a lo que el Gobierno no se ha manifestado”.  

“Dentro de las filas castrenses existen delatores con los que la contrainteligencia militar ha logrado fragmentar los movimientos disidentes”, sostuvo.

Mayorca aseguró que pese a estas acciones de rebelión, los militares tienen miedo, por lo que “evitan comunicarse con uniformados de otras fuerzas e inclusive con castrenses de otras promociones a las que pertenecen”. 

Por su parte, San Miguel manifestó que desde la ONG, Control Ciudadano, no tienen información acerca de nuevos detenidos, “pero hay en marcha un mecanismo de detenciones y averiguaciones por parte de la Dgcim”. 

Según San Miguel, “el panorama es tan complejo que es primera vez desde hace 6 años que incluyen el escenario de un golpe de Estado en sus listas, pero con la aclaratoria de que hay muy pocas probabilidades de que se cumpla”.

La abogada consideró que con la detención de Rodríguez Torres el Gobierno manda un mensaje a la FAN de que “no está dispuesto a tolerar movimientos contrarios a su fuerza”.

Caraota Digital.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: