Tarifa de transporte “pulveriza” el salario mínimo: “O me alimento o pago el pasaje”

Daniel Acuña vive con su hijo de 10 años en Puerta Caracas (La Pastora) y trabaja como vigilante, de lunes a viernes, en un centro comercial ubicado en La Trinidad, municipio Baruta. A pesar de que gana salario mínimo más uno que otro bono, no le alcanza para subsistir

Acuña, como millones de venezolanos, está afectado por la crisis económica que atraviesa el país, donde el incremento de la pobreza, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (Encovi), es una realidad percibida por el 74,5% de la población.

Obligatoriamente, Acuña tiene que disponer de grandes cantidades de billete en efectivo para cancelar los pasajes y poder movilizarse entre su hogar y su centro de trabajo: debe bajar hasta la avenida Lecuna (Bs. 2.000) y allí tomar el transporte para dirigirse a Baruta (4.000). A estas tarifas se le suman Bs. 3.000 del pasaje estudiantil de su hijo, que también estudia en Baruta.

Acuña gasta diariamente, en promedio, 18.000 mil bolívares, equivalentes a Bs. 90.000 semanal y Bs. 360.000 mensual, lo mismo que cuesta un kilo de queso para rallar en el centro de Caracas.

Con un salario mínimo de  Bs. 248.510 no le alcanza para pagar su pasaje y el de su hijo. Es por ello que tiene que descontar una parte del ticket de alimentación a fin de cubrir la insuficiencia en su presupuesto familiar.

“La vida se ha vuelto insostenible en Venezuela. O me alimento o pago el pasaje. No me alcanza el dinero que gano”, sentenció Acuña

Caraota Digital.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: