Tormenta solar golpeará a Tierra este jueves

El fenómeno puede afectar a la infraestructura eléctrica. Se esperan auroras en las latitudes altas

NASA

Desde la medianoche de este jueves, la Tierra recibirá de forma inusual la inclemente fuerza del Sol. Durante su movimiento por el espacio, el planeta se ubicará en medio de un chorro de partículas energéticas emitido por la estrella que gobierna el vecindario cósmico, lo que popularmente se conoce como tormenta o fulguración solar.

Los cáculos de los científicos indican que  los habitantes de las latitudes altas podrán ser testigos de una serie de manifestaciones de ese fenómeno, que van desde llamativos juegos de luces en el cielo –las llamadas luces del norte o auroras– hasta alteraciones en los sistemas eléctricos y de telecomunicaciones.

Así lo establecen las observaciones llevadas a cabo por organismos como la Nasa y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que en los últimos días identificaron que la región activa 12741 en el Sol –zona con una mancha solar que esta semana ha cruzado el meridiano central de la estrella– ha estado eyectando al espacio nubes de plasma con velocidades promedio de 500 kilómetros por segundo. 

Esas nubes, que son una manifestación del llamado viento solar, contienen una significativa cantidad de material compuesto principalmente por partículas cargadas, como electrones y protones. Luego de viajar 150 millones de kilómetros –distancia que separa al Sol de la Tierra– ese chorro se encontrará con el planeta.

Al llegar a la Tierra, esas partículas interactúan con la magnetósfera, o campo magnético terrestre, que funciona como un escudo repelente de la ráfaga de partículas, responsables de los espectáculos lumínicos de las auroras boreales, pero que también afectan cada vez más la tecnología. Es en ese momento que a la nube de partículas se le denomina tormenta geomagnética.

Para entender los posibles daños en la infraestructura producto de la tormenta geomagnética, el astrofísico Camilo Buitrago utiliza el siguiente ejemplo: “Cualquier alambre recto que esté bajo la influencia de un campo magnético variable experimenta la inducción de una corriente eléctrica dentro de él. Si juntamos muchos de estos alambres y los conectamos a un transformador eléctrico, estas corrientes pueden sobrecargar el transformador y quemarlo. Esto es justamente lo que puede pasar durante una tormenta solar muy intensa.

“En este caso –continúa– el campo magnético terrestre se distorsiona continuamente, pudiendo inducir corrientes en el alambrado eléctrico que conecta las grandes ciudades, potencializando la quema de grandes transformadores y ocasionando apagones”.

El astrofísico indica que el asunto no pasa a mayores gracias al campo magnético que protege la Tierra, el cual genera una fuerza sobre las partículas cargadas eléctricamente que envía el Sol, y desvía sus trayectorias y hace que ingresen a la Tierra justo por los polos. 

“Allí, los electrones y protones provenientes del Sol chocan con los átomos de nuestra atmósfera, principalmente nitrógeno y oxígeno, transfiriéndoles energía y poniéndolos en estados energéticos no-estables, que pueden emitir luz verde y violeta. Todos estos colores se mezclan para crear flujos fluorescente de luz en el cielo nocturno: las auroras”, explica Buitrago.

El Tiempo Colombia.-

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: